Con “hartos” aplausos periodistas despiden a Alejandro Galván

Sergio Vázquez Herrera.

Tuxtepec, Oaxaca.- “Con las hartas gentes; las hartas flores y  hartos aplausos, y harto rápido” como el decía, Alejandro Galván Yáñez se despidió hoy de sus amigos periodistas, de su familia y de todas aquellas personas que lo quieren y seguirán queriendo.

Alejandro Galván Yáñez era originario de la ciudad de México, truncó sus estudios de medicina y entró a trabajar a la Secretaría de Agricultura, lo que le dio la oportunidad de viajar a varios países, ahí le llegó el amor por el periodismo.

Llegó a Tuxtepec a trabajar en la papelera en el área del comedor pero con la inquietud del periodismo y es así como ingresa al periódico Correo del Sotavento, laboró el Diario Noticias y El Tuxtepecano y fundó la Revista Íconos.

En el periodo de Gobierno de César Torres Loyo estuvo como Director de Comunicación Social, al igual que en los trienios de José Manuel Barrera Mojica, Gustavo Pacheco Villaseñor y continúo laborando en esa área del municipio durante las administraciones de Fernando Bautista Dávila y Noé Ramírez Chávez.

Hoy, Galván deja un gran vacío en el gremio periodístico de Tuxtepec, en esa mesa del café Rotario en la que desde algunos meses se convirtió en el centro de reunión de los comunicadores de Tuxtepec y a la que llegaba todos los días corrigiendo, regañando y dando consejos y tips de los eventos del día.

Maestro, amigo, compañero y consejero de la gran mayoría de reporteros, un profesional apasionado de su trabajo al que amó y ejerció hasta los últimos días de su vida, un comunicador al que no le importaba compartir sus conocimientos, experiencias y anécdotas a las nuevas generaciones de comunicadores, un ser humano “chingón“.

Es de mencionar que el cuerpo del periodista fue cremado y tal y como él siempre lo había comentado, sus cenizas serán vertidas al mar en el Puerto de Veracruz en el mismo lugar en donde hace unos años fueron esparcidas las cenizas de Eva, su madre.

Desde este espacio, le damos nuestras sentidas condolencias a su esposa Sonia Muñoz Armas, a sus hijos Rubén, Jhonatan, José Pablo y Rodrigo así como a toda su familia.

Suscríbete a nuestro Boletín informativo

* campo requerido
/ ( mm / dd )

Este espacio es para ti, anúnciate con nosotros.

Comentarios

Escribe tu comentario