Home » Opinión » Alertas sanitarias

Alertas sanitarias

Con fuente Excelsior

“Ayer, padres de familia bloquearon el acceso al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México: sus hijos, enfermos de leucemia, están a la espera de medicamentos. No son los únicos, sucede lo mismo, lo hemos reportado en Imagen Noticias y en este espacio, con personas bajo tratamiento de VIH, etcétera.

La estrategia de combate a la corrupción, como lo justifica Andrés Manuel López Obrador, y por la que se han atrasado y cambiado las formas de compra y abasto de medicinas, ha dejado en el desamparo a miles de personas que urgen por sus medicamentos, aquellos para quienes un día sin tomarse una pastilla, que, además, en el mercado puede valer varios miles de pesos, representa empezar de cero, lo que, a su vez, también provoca afectaciones en el organismo. Y si el actual gobierno no está cubriendo las necesidades de pacientes anotados en un padrón, ¿cómo podrá hacer frente a una posible epidemia como la del sarampión?…”, lo anterior lo escribimos en este espacio hace cinco meses. El panorama poco cambió desde entonces.

Ayer, padres de familia bloquearon el acceso al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Intentaron, incluso, tomar las pistas. La exigencia, la misma de agosto: medicamentos para sus pequeños enfermos. En este tiempo, el gobierno de México poco pudo hacer para garantizar el abasto de tratamientos que no pusieran en riesgo la vida de las personas. Es una constante. Y a esto se le sumaron las deficiencias por el cambio de Seguro Popular a Insabi que surgieron con el inicio del 2020. Ya no sólo son los medicamentos, sino también la atención médica en todos sus niveles y su respectivo costo. Los gobiernos estatales están en proceso de adhesión, y mientras tanto, los ciudadanos en incertidumbre total sobre lo que sucederá cada que deban recurrir a los servicios médicos que ofrece el Estado cuando no se cuenta con seguridad social. Hay garantías de que todo estará resuelto, pero hasta final de este año. Además, tal como en aquellos días de verano, una posible alerta sanitaria a nivel mundial se presenta, poniendo a prueba, otra vez, la capacidad de respuesta de un gobierno al que la autocrítica le resulta un ejercicio complicado.

Será el sábado cuando sepamos si nuestro país se une a la lista de los territorios donde se han presentado casos de coronavirus, esa infección pariente del SARS, que hace 17 años mató a más de 700 personas. El caso de estudio, me lo confirmó ayer Gloria Molina, secretaria de Salud de Tamaulipas. Se trata de un ciudadano chino de 52 años, investigador del IPN, quien recientemente viajó a China a ver a su familia: “Presenta escurrimiento nasal o rinorrea y tos seca como únicos síntomas. No tiene fiebre, no tiene ataque al estado general. Lo que nos alerta más de estos síntomas que parecieran de una reacción respiratoria viral, pues tiene un antecedente de haber estado en la ciudad china Wuhan…”, me detalló. Por ahora, corre el plazo de 72 horas para que las pruebas que confirmen o descarten la infección arrojen un resultado. Lo peligroso es que, si se confirma la infección, México no cuenta con especialistas en este tipo de virus, como alertaron ayer científicos de la UNAM.

La OMS se reunirá hoy para definir si los 17 muertos, los más de 470 infectados, tan sólo en China, y los casos que se han presentado en Tailandia, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos, merecen activar una alerta internacional. Por lo pronto, nuestro país tiene en operación protocolos de emergencia en los aeropuertos que tienen conexión directa con China. Medidas preventivas que, pensamos, podrían verse rebasadas en caso de confirmarse el primer paciente en nuestro país.

Desabasto de medicamentos, imprecisiones y deficiencias en la transformación del Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar… y ahora, una posible alerta sanitaria global. ¿Ya estarán listos en Palacio Nacional para reconocer una crisis en el sector salud?


There is no ads to display, Please add some

Comentarios

Escribe tu comentario