Home » Espectáculo » El dj Solomun ofende al Islam por ‘pinchar’ la llamada al rezo

El dj Solomun ofende al Islam por ‘pinchar’ la llamada al rezo

Pide disculpas “a todos los musulmanes del mundo” por su “grave error”

EL MUNDO

El dj Solomun, uno de los más populares del momento, se visto envuelto en una polémica tras incluir en una de sus mezclas, durante el pasado Kappa Futur Festival de Turín, una llamada al rezo musulmán.

Publicidad

Tras una revuelta en las redes sociales, el músico bosnio-alemán se ha servido de las mismas para emitir un comunicado en el que pide “disculpas a los musulmanes de todo el mundo”. E incluso da las gracias a los que le “señalaron que, sin saberlo, acababa de cometer un gran error”.

Publicidad

El dj, un clásico en los domingos veraniegos de Pacha Ibiza, se explaya sobre lo que le ocurrió el sábado por la noche en el festival techno italiano. Dice que recibió la pieza solo un poco antes, que tenía buen ritmo, y decidió incluirla sin saber que también contenía la polémica “muestra vocal” del ‘adhan’, con el que los musulmanes convocan a los fieles a la oración.

De hecho, Mladen Solomun ni siquiera sabía de qué se trataba mientras estaba sonando, aunque dice que sintió que «algo estaba mal», porque «tenía una sensación muy extraña».

«Ahora que soy consciente quiero pedir perdón. Con todo mi corazón pido disculpas por herir los sentimientos religiosos. Como soy una persona religiosa nada podría estar más lejos de mis intenciones. Estoy profundamente avergonzado de lo que ha sucedido», confiesa.

El músico concluye diciendo que ha pedido al productor de la canción que la elimine y no la vuelva a pinchar ningún otro dj en un futuro. Su equipo también está trabajando para eliminar de internet cualquier grabación sobre su intervención en el Kappa Futur.

No es la primera vez que los djs se sienten atraídos por la melodía de la llamada al rezo musulmán. El pasado año, recuerda DJ Mag, el inglés Dax J evitó de milagro su encarcelamiento en Túnez tras haber sido denunciado por «ofender la moral pública» por pinchar también la llamada islámica a la oración en un club tunecino. Y el pasado mayo en Beirut, el club The Gärten, fue cerrado temporalmente por funcionarios del gobierno después de que Acid Pauli pinchara muestras vocales de versículos del Corán durante un set.

A veces sucede que no hace falta emitir ningún sonido para ofender los sentimientos religiosos, como le ocurrió al cantante de hip-hop Akon, a quien en 2010 el Gobierno de Sri Lanka denegó porque en uno de sus videos musicales en la isla de Ibiza, aparecía en una piscina con un buda y rodeado de chicas en bañador.

La decisión de denegar el visado fue tomada por el entonces presidente del país, Mahinda Rajapaksa, tras una revuelta de monjes budistas que se habían enterado de que iba a dar un concierto.