Home » Istmo » Donan casas ecológicas y antisísmicas en Juchitán

Donan casas ecológicas y antisísmicas en Juchitán

NSS OAXACA

Oaxaca, Oaxaca.- Una empresa presentó tres casas ecológicas y antisísmicas como alternativa para la reconstrucción de viviendas para damnificados del terremoto del 7 de septiembre en esta región de Oaxaca. Fueron construidas con tierra, cal, fibras naturales y una mínima parte de cemento.

La compañía decidió donar a los damnificados estos prototipos de viviendas que ocupan poco espacio (dos de 30 metros cuadrados y una de 20) y son de bajo costo (50 mil pesos en materiales y 40 mil pesos para la mano de obra de 12 albañiles), todo a cuenta de la empresa.

Expertos evaluaron el suelo y determinaron realizar la construcción con materiales ecológicos y en tres formas: radial, bóveda y cúpula.

Publicidad

Cuando nos enteramos del terremoto que había afectado a Oaxaca decidimos donar y ayudar en la reconstrucción, nosotros privilegiamos lo sustentable y el autoconocimiento ecológico, además de las tres viviendas también se impartió un taller gratuito para que los damnificados conozcan estas técnicas de construcción y puedan hacerlas para ellos, explicó Alfonso Salazar Aguirre, coordinador de proyecto que impulsa la empresa Delher (Delgado Hermanos), fabricante de estufas, con sede en Tlatepantla, estado de México.

Las casas así construidas ayudan a bajar el efecto invernadero, son ecológicas y sustentables, estamos contentos porque los damnificados las aceptaron, al principio como que dudaban, pero hoy están felices porque ven que cumplimos”, dijo Salazar Aguirre, quien llegó a esta región en octubre pasado.

En el patio donde antes estaba la vivienda de Teódula Toral, de 81 años de edad, se construyó la primera casa ecológica bajo la técnica de súper adobe, que consistió en colocar sacos de polietileno llenos de arena combinado con cinco por ciento de cemento en forma radial cimentadas y reafirmadas con alambres de púas.

Teódula vive con cuatro personas, entre ellas su hijo Humberto Ordaz Toral, quien calificó este apoyo como una bendición de Dios porque desde el 8 de septiembre su refugio fue un árbol de mango donde colocó lonas que le regalaron. Además de la casa, la empresa le construyó a Teódula y su familia un baño ecológico.

Benito Chiñas Ordaz, de 84 años de edad, es otro de los beneficiados e una casa ecológica bajo la técnica de Bioconcreto, su vivienda fue construida aproximadamente con 17 mil cáscaras de coco con arcilla.

Un día pasó un señor con su vehículo y me preguntó cómo vivía después del terremoto, le enseñé mi refugio de lona y platicamos, al otro día volvió y me dijo que me iban a construir una casa: dudé mucho pero hoy veo la realidad, mi casa se hizo y además de bonita huele rico, expresó.

A la vivienda de Benito sólo le falta el techo; el proceso es esperar una semana para que los rayos del sol compacten las fibras del coco.

Publicidad: