Home » Opinión » Entre surcos y Mezcal/ Andrés Manuel López Obrador

Entre surcos y Mezcal/ Andrés Manuel López Obrador

David Romero Villalobos

Andrés Manuel López Obrador es, por mucho, claro referente de lo que todo político que se precie como tal, debe hacer para alcanzar un alto nivel de popularidad y, también, de lo que se debe evitar para no perder tantas contiendas electorales. El quehacer político, en él, se ha convertido en una enfermiza obsesión del poder por el poder. Anteponiendo el mayor provecho personal a partir de las diferencias y circunstancias sociales, antes que acordar en función a las similitudes y ventajas de la mayoría ciudadana. Concediéndose a sí mismo el privilegio de cuestionar a todos, pero sin permitir las respuestas divergentes de nadie; y para no desentonar a su clásico estilo, expresando los comentarios más inoportunos en los momentos que se requiere de mayor mesura y de prudente silencio.

Andrés Manuel, con su actitud, con su imagen, sus temores, sus odios, sus rencores, frustraciones e incertidumbres; permite asomar desde ahora el principio inminente de su fin político o el inicio del ocaso electoral que está próximo a llegar. Sus recurrentes acusaciones contra la “mafia del poder”, sirven para distraer la atención hacia su propia mafia. Esa que siempre le rodea y sobre la que pesan duros y muy cuestionados señalamientos; muchos de ellos, emitidos por él mismo cuando entonces no formaban parte de su entorno cercano.

Publicidad

Y es que, a lo largo de ya casi 30 años, desde aquel lejano 1988; López Obrador ha participado en 5 procesos electorales con solamente un resultado favorable. Dos elecciones con resultados adversos para Gobernador de Tabasco (1988 y 1994); la elección para Jefe de Gobierno del Distrito Federal y donde obtuvo un resultado con escaso 1.1% a favor (2000); y las dos contiendas presidenciales (2006 y 2012). La primera de ellas, perdiendo con un margen mínimo ante Felipe Calderón Hinojosa; y la segunda, con un margen cercano a los dos dígitos porcentuales de diferencia frente a Enrique Peña Nieto.

Publicidad

En 1983, fue presidente del comité directivo estatal del PRI en Tabasco. A finales de esa década, en 1989, presidente estatal del PRD. Partido que, años después, dirigiría a nivel nacional (1996). Ahora, fiel a esa costumbre de mudanza y conveniencia partidista, dirige su propio partido: Morena.

Tres décadas. Cinco campañas y va por la sexta el año entrante. Una contienda cada seis años y militando en tres partidos políticos diferentes. Este es, sin reservas ni excepciones, el más claro reflejo de incongruencia ideológica en México por parte de quien mayores beneficios políticos y económicos ha disfrutado y continúa disfrutando en nuestro país.

Muchas voces reconocen la aportación política y de equilibrios de Andrés Manuel en el contexto nacional. Así mismo, una gran cantidad de opiniones coinciden que el peor enemigo de López Obrador es el propio López Obrador. AMLO, es un hombre de extremos en todos los sentidos de su vida pública; de marcados contrastes e imposiciones absolutas.

El México actual, requiere con prontitud y certeza una política de unidad nacional; no de confrontaciones constantes entre semejantes. El futuro del país no puede, ni debe, descansar en la promesa fácil que se agote en la palabra que jamás podrá ser cumplida.

Uno de los más claros ejemplos de sus apuestas equivocadas, infortunadamente, ha sido Oaxaca. Su respaldo en favor de Gabino Cué,  nos ha dejado marcados con secuelas trágicas; una deuda histórica y profundos rezagos en todos los órdenes sociales y de gobierno.

Nuestra nación, no se ha paralizado ni vive fracturada. Esta realidad, contrasta notablemente con el mensaje erróneo de Andrés Manuel López Obrador. De no actualizar su discurso, moderar el tono y proyectar un cambio real en sí mismo, la sexta campaña anticipa una última y estrepitosa derrota.

Al que a buen Mezcal se arrima, buena vida le cobija.

El fortalecimiento a la categoría Mezcal es, afortunadamente, un esfuerzo permanente entre muchos productores y expendedores de esta incomparable bebida espirituosa. Este pasado fin de semana, en uno de los expendios turísticos del Centro Histórico con mayor tradición mezcalera, se llevó a cabo la semi final del concurso de mixología: “Maestro coctelero”. Contando con el talento y creatividad de ocho jóvenes que deleitaron a los presentes con sus refrescantes cocteles. Cuatro de ellos, competirán el próximo domingo 10 de diciembre por el Primer lugar y un premio de mil dólares. Nuestro reconocimiento a los participantes finalistas y a quienes lo hacen posible. Muy especialmente, nuestra gratitud a Ray Chagoya por la invitación al evento.

Publicidad

Comentarios

Escribe tu comentario