Home » Opinión » Masca la Iguana/El Perro de Dávila

Masca la Iguana/El Perro de Dávila

Al perro que tiene dinero se le llama señor perro. Proverbio árabe

Luis Fernando Paredes Porras

Me gusta lo que está haciendo Dávila en Tuxtepec, en lo particular me agrada la escultura “preludio al brinco” de Víctor Robinson que vino a cambiar la imagen de la entrada a la ciudad provenientes del puente caracol, ese que cruza sobre el río tonto.

Publicidad

Me gusta porque antes había nada, ahora la vista ya no se desparrama pues aparece lo que la gente ubica como “el Conejo” y los detractores de la obra, a quienes no les gusta ni la escultura ni lo que hace el edil, dicen de forma despectiva: es “el conejo de Dávila”.

Espero y no tarden las demás esculturas anunciadas, quizá igual tengan símbolos en su superficie como las del Conejo que muestra flores, pájaros, caracoles, una iguana, un huipil , un jaguar, un símbolo de eternidad y muchos otros detalles que se concentran en sus ojos.

Piel floreada la del Conejo del Dávila, como la piel terrestre de esta región tropical a la cual recientemente llegó una franquicia mexicana de ropa juvenil llamada “Cuidado con el perro”.

Ayer caminando por el centro descubrí el símbolo de esta tienda, una escultura postrada en la entrada de un can presto, para mi asombro en su superficie negra brillosa se lucen flores de colores intensos, no pude sino pensar en que ya hay dos esculturas en Tuxtepec con similares símbolos.

Cuando alguien más se percate de este detalle quizá piense y exclama: mira, el perro de Dávila, como se siguen expresando así del Conejo. La iguana ya fue a ver al perro, de paso escogió un par de camisitas que sacará en cuanto reciba su tanda, y me dice que quiere una escultura digna y floreada para colocarla en el puente que cruza sobre su apestosos arroyo Moctezuma, o al menos que le tomen una foto como saliendo de sus aguas.

Deja de mascar y suspira, ella tan verde como la esperanza cree que un día no muy lejano se pueda decir: la iguana de Dávila. No digo nada, la miro prepararse para dar un salto, como el conejo y mueve la cola para despedirse, como el perro.

Publicidad

Comentarios

Escribe tu comentario