Home » Opinión » Masca la Iguana/Me chupé a mi media naranja

Masca la Iguana/Me chupé a mi media naranja

-La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe. Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

Luis Fernando Paredes Porras

He regresado de la ciudad de Martínez de la Torre, Veracruz, con el corazón agrio, no fue suficiente ver el río Bobos que cruza por la ciudad a tan sólo unos 50 metros de su parque principal y a espaldas del edificio del Ayuntamiento.

Publicidad

No bastó para mitigar mi tristeza la enorme cara del ilustre oaxaqueño Benito Juárez en parque veracruzano.

Publicidad

Jamás me imaginé que la fantasía que desde niño construí en torno a la famosa naranja para el jugo de Martínez de la Torre se derrumbara de esta forma.

Martínez de la Torre es la capital mundial del limón persa, así lo dicen orgullosos sus habitantes, con la cual de entrada, se ha desplazado a la naranja, pero para acabarla de chingar ni un limón ni una naranja están representados en su parque, no hay mural, no hay esculturas, no hay nada que simbolice estos cítricos tan afamados.

Para endulzar mi tristeza me compré un jugo mezclado ahí a un lado del Palacio Municipal y observé como le ponían el jugo de media naranja, que para el caso ya hasta dudaba que fuera de esas tierras.

Me imagine que como en Loma Bonita, que se aprecia una escultura de una piña grande y varias pequeñas de acuerdo a su desarrollo, Martínez de la Torre tendría árboles de naranjas en sus avenidas, en su parque al menos, una escultura en su entrada a la ciudad pero “naranjas dulces”, nada de nada.

Dice la iguana que ni me queje que en Tuxtepec sólo hay un conejo y una mujer con un huipil, que no le hacen justicia a todas las riquezas de la región; la verdosa deja de mascar para preguntarme si ya vi las mariposas en los postes de luz sobre el puente que cruza el río Papaloapan, le digo que sí, que se ven bonitas para mi gusto, pero que debería haber una escultura de una iguana ahí en el apestoso arroyo Moctezuma para ver si así, Dávila decide hacer algo por las iguanas vivas, porque por ahora “naranjas duces” que se le vea cariño por el lugar, cosa que también me agria el corazón.

Publicidad

Comentarios

Escribe tu comentario

Inline
Inline