Home » Nacionales » Empresa mexicana vende juguete que incluye un animal muerto; autoridades sugieren no comprarlo

Empresa mexicana vende juguete que incluye un animal muerto; autoridades sugieren no comprarlo

Los juguetes que elabora Algara SA de CV son popularmente conocidos por su marca comercial, Mi Alegría, y el paquete “Biología Plus”

Con Información de Animal Político

A través de tiendas departamentales de todo el país, la empresa Algara SA de CV comercializa un juguete denominado “Biología Plus”, dirigido a niños y niñas de 8 años en adelante, y que además de distintos elementos plásticos incluye uno de materia orgánica: una rana muerta conservada en formol.

Publicidad

Los juguetes que elabora Algara SA de CV son popularmente conocidos por su marca comercial, Mi Alegría, y el paquete “Biología Plus”, que además de la rana muerta incluye un bisturí y un microscopio de plástico, que forman parte de su “serie científica”.

2

La rana en formol, producto tóxico al contacto, ingesta e inhalación. Este juguete está dirigido a niños y niñas de 8 años.

Consultada en torno a la seguridad de este juguete, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que desde los primeros días de enero, el paquete “Biología Plus” de Mi Alegría se encuentra en proceso de análisis por parte de este organismo, ya que “contiene una sustancia orgánica, el formaldehido, que tiene un proceso de oxidación del metanol y, por lo tanto, es una sustancia tóxica”.

Julio Sánchez y Tépoz, comisionado federal para la Protección contra Riesgos Santiarios, advirtió en entrevista con Animal Político que “estamos recomendando a la ciudadanía que se abstenga de la adquisición de este producto”, ya que “la ingesta del formol, el contacto con la piel, o incluso la inhalación de los gases que emanan de esta sustancia química, pueden representar un riesgo de toxicidad para los niños o niñas que tengan contacto con él”.

El titular de Cofepris subrayó que, aún cuando “las autoridades sanitarias tenemos la facultad de imponer medidas de seguridad de manera inmediata”, en el caso del juguete “Biología Plus” esto no fue necesario, “porque estaríamos generando una alarma, en un momento en el que aún estamos en el análisis del producto”, aunque insisitió en que “nuestra recomendación actualmente sería que se evite este producto”.

El dictamen sanitario del juguete, añadió, concluirá esta semana.

Para saber cómo es producido el juguete Biología Plus, cuál es su finalidad didáctica, así como para conocer el origen y manejo de las ranas que se incluyen en él, tanto vivas como muertas, Animal Político solicitó una entrevista con la empresa Algara SA de CV, sin embargo, no se obtuvo respuesta favorable.

3

Empaque del juguete “Biología Plus”, de Mi Alegría.

Enseñar a despreciar

“Desde los criterios del desarrollo cognitivo y evolutivo de los niños y niñas, este no es un juguete apropiado –explica la doctora Andrea Angulo, especialista en psicología social, salud colectiva, promoción de la salud y terapia familiar orientada a la infancia, cuando se le consulta en torno a Biología Plus–. Me parece que este juguete les enseña a los niños y niñas que los seres humanos tenemos la posibilidad de jugar con las otras especies; que tenemos el control sobre el medio y que podemos hacer con los otros seres vivos básicamente lo que se nos pegue la gana”.

Luego de revisar los componentes de Biología Plus, el envase de vidrio que contiene la rana sin vida, así como los instructivos de disección, la especialista advirtió que la enseñanza no formal que promueve este juguete “tiene implicaciones brutales: enseña que el cuerpo de un ser vivo, aunque sea el de una rana, es algo material, es algo con lo que puedes divertirte, disectar, acuchillar, jalar, tirar a la basura. Es decir, enseña que el cuerpo es algo que no tiene implicación con la vida, que el cuerpo es un objeto”.

Aunque el juguete incluye un “Manual de biología”, dicho documento no orienta a los niños sobre la finalidad de disectar un animal, y en su “Experimento 28”, relativo a la rana en formol, sólo establece una serie de instrucciones para abrirla y desmembrarla, sin objetivo alguno, y en un lenguaje inhumano.

Entre estas instrucciones, están, por ejemplo: “Abre la boca de tu especimen tan ancho como puedas. Si es necesario, corta cada ángulo de la quijada un poco, para que la boca pueda permanecer abierta”, seguida de “coloca el animal en el recipiente de disección, con la panza hacia arriba y la cabeza alejada de ti, y clávalo en la parafina, usando un alfiler a través de cada extremidad, y uno a través de la punta de la quijada”.

Luego de indicar cómo abrir la piel de la rana y remover cada uno de sus órgnaos (sin explicar para qué sirve cada órgano), el experimento 28 concluye diciendo: “Si puedes conseguir otra rana viva o animal más grande, como paloma o conejo, compra cloroformo en la farmacia (no lo respires) empapa un algodón, pónselo en la nariz y la boca, y duérmelo. Ahora ya puedes diseccionarlo”.

La doctora Andrea Angulo calificó como algo “grave” que este tipo de juguetes estén al alcance de la infancia mexicana, ya que “aquello con lo que juegas cuando eres niño o niña, y aquello a lo que juegas, tienen muchas implicaciones sobre quién vas a ser en el futuro: hoy ves a la rana como una cosa, y mañana puede ser un perro, y más adelante puede ser tu prójimo”.

En Youtube, de hecho, existe un video elaborado por tres menores de edad, quienes realizan la disección a la rana que obtuvieron con su paquete Biología Plus.

Luego de descartar la lectura del manual, por “aburrido”, los niños y niñas que participan en el video se dedican a desmembrar entre risas al animal, usando para ello los dedos, sin cobertura alguna.

“Hoy aprendimos algo interesante –se escucha a una niña decir–: Cómo matar algo”.

Ocho minutos después de iniciado el primer corte, tiempo dedicado a arrancarle la piel del animal y hurgar en su interior, de la rana no quedan más que pedazos.

“¿Quién le quiere sacar el ojo?”, se escucha de nuevo, a lo que un niño responde autoproponiéndose, ansioso.

Aunque este juguete señala en su caja que va dirigido a infantes de diez años, el instructivo que lleva en su interior señala claramente que está “recomendado para niños y niñas de 8 años en adelante”.

¿Las ranas tienen derechos?

Desde el año 1999, en México existe una Norma Oficial que establece las “especificaciones técnicas para la producción, cuidado y uso de los animales de laboratorio”.

Dicha Norma (cuya clave es NOM-062-ZOO-1999), reconoce que México enfrenta una “falta de planeación en la producción de animales de laboratorio”, y que las “actividades encaminadas al cuidado, manejo y utilización de animales con fines de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación, pruebas de laboratorio y enzeñanza” se realizan “en forma inadecuada, representando graves daños en el bienestar de los mismos”.

Así, esta Norma Oficial fue establecida para “regular eficientemente las actividades relacionadas con la producción, cuidado, manejo y uso de los animales de laboratorio, a fin de favorecer el bienestar de éstos”.

El organismo encargado de hacer valer esta Norma es la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), y por ello, Animal Político consultó a dicha dependencia federal si el juguete “Biología Plus” cumplía con lo establecido por la NOM-062, al presentarse como un juguete científico, que incluye animales para disección.

Al respecto, Antonio Vázquez, director adjunto de información de la Sagarpa, señaló que “los animales que comprende esta Norma son roedores, algomorfos (conejos y liebres), perros y gatos, primates no humanos y porcinos. Pero nunca ranas: las ranas no entran en esta Norma 062-ZOO”.

Cabe destacar que la fábrica de juguetes de Mi Alegría en donde se produce el paquete “Biología plus” opera dentro del territorio de la Ciudad de México, entidad federativa que cuenta con una Ley de Protección a los Animales.

Según esta ley, las ranas de Mi Alegría no pueden considerarse “animales para investigación científica”, ya que éstos sólo pueden entrar en esta categoría si son empleados “por instituciones científicas o de enseñanza superior”.

En todo caso, las ranas que se incluyen en los juguetes “Biología Plus” entran en la categoría de “animal silvestre”, que son, según la Ley de Protección a los Animales en la Ciudad de México, aquellas “especies no domésticas, sujetas a procesos evolutivos, y que se desarrollan en su hábitat, así como poblaciones e individuos de éstas que se encuentran bajo el control del ser humano”.

Según la ley capitalina, “todo animal perteneciente a una especie silvestre tiene derecho a vivir libre”, y advierte que “todo acto que implique la muerte injustificada de un animal es un crimen contra la vida”, mientras que “todo acto que implique la muerte injustificada de un gran número de animales es un crimen contra las especies”.

Entre las preguntas que Animal Político formuló a la empresa Algara SA de CV como parte de esta investigación, la principal es: ¿cuántas ranas han sido empleadas en la producción del juguete “Biología Plus”, desde que salió al mercado?. Sin embargo, no hubo respuesta.

El organismo encargado de hacer valer esta ley en la Ciudad de México es la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), por lo cual, Animal Político solicitó una entrevista con un representante de dicha institución pública, para saber si la fabricación de este juguete cumplía con la Ley de Protección a los Animales.

La PAOT, sin embargo, nunca atendió esta solicitud.

Publicidad
Relacionados

Comentarios

Escribe tu comentario