Los candidatos del Guadalupe-Reyes

opinion.informador.com.mx

Jorge Fernández Menéndez

Para mi hija Ana, como siempre

Comienza el puente Guadalupe-Reyes y entre despedidas, posadas, fiestas, se comienzan a definir las candidaturas para los 12 estados que tendrán elecciones en junio a lo que habrá que sumarle la elección del constituyente para el nuevo Estado 32: la Ciudad de México.

Un Estado clave es Veracruz. Después del encuentro que tuvieron en un rancho en Perote, dirigentes, aspirantes, el gobernador Javier Duarte y el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, en el partido en el poder se establecieron acuerdos, se cerraron filas y se guardaron agravios…por lo menos en el corto plazo. Ahí siguen existiendo tres aspirantes, los senadores José y Héctor Yunes, y el presidente del PRI local, el diputado Alberto Silva. La decisión la tomarán Duarte, Manlio y obviamente tendrá que contar con el visto bueno del Presidente Peña. Desde una perspectiva muy personal veo a Silva en la de dos años y a Pepe Yunes en la de seis. Eso se decidirá antes de Navidad y se comunicará regresando de las fiestas.

Pero el conflicto está en la oposición. Hay un acuerdo a nivel de dirigencias nacionales para lanzar a Miguel Ángel Yunes como candidato PAN-PRD. Pero no hay consensos para ese objetivo. En el PAN, no olvidan que Miguel Ángel pasó por muchos grupos y en el camino perdió consensos y aliados, al tiempo que es bombardeado por acusaciones penales en su contra. Juan Bueno Torio ya ha anunciado que buscará esa candidatura y cuenta con apoyos sólidos en el PAN. El fin de semana pasado, en el puerto estuvo Ernesto Cordero con Bueno para impulsarlo y deslindarse de Yunes.

En el PRD local tampoco quieren la alianza con Yunes (ver el desplegado de los presidentes municipales perredistas) porque consideran, con razón, que se desdibujarán, en un escenario donde el PRD ya, de por sí la tiene difícil con la aparición de Morena, un partido que todavía no tiene fuerza como para competir por la gubernatura, pero que está esperando que el PRD se una con el PAN para, en ese momento, comenzar a hacerse con todo el espacio de la izquierda que, desde su óptica, abandonaría el sol azteca.

Y en todo ese escenario, con tantas divisiones internas, puede haber candidaturas independientes impulsadas por disconformes de uno u otro ámbito. Hay quienes acusan al gobernador Duarte de estar manipulando esas diferencias de la oposición. Puede ser, pero sería absurdo negar que las divisiones existen y que como dirían los clásicos “cuando tus rivales se equivocan, no debes distraerlos”. Y eso es parte de cualquier operación política seria.

En Tamaulipas, donde el PRI ganó todo en junio pasado (algo similar ocurrió en Veracruz) hay muchos precandidatos porque se supone que la fuerza del partido puede llevar a cualquiera de ellos a la casa de gobierno. Ahí están Baltazar Hinojosa, favorito y muy cercano a Luis Videgaray; Alejandro Ettienne, el alcalde de Victoria; Marco Antonio Bernal, de toda la vida con Manlio, con historias, posiciones y apoyos muy claros detrás. Pero tampoco hay que descartar a Paloma Guillén Vicente, que fue secretaria de gobierno en el Estado, subsecretaria de Gobernación y que ahora preside la comisión de gobernación de la Cámara de Diputados después de ganar en Tampico (hermana, además, del subcomandante Marcos, aunque priista ella de toda la vida).

Hay varias gubernaturas donde, si hay una cierta equidad entre los competidores, se buscará ampliar la cuota de género con candidatas mujeres. Tamaulipas puede ser uno de ellos, seguramente lo será Aguascalientes con Lorena Martínez o Puebla con Blanca Alcalá. Otro punto clave, en estados como Tamaulipas, son los negativos, quien menos tenga tendrá mayores posibilidades. Y eso puede afectar a priistas y panistas.

En Oaxaca, hay todo tipo de apuestas y dos muy evidentes: el senador Eviel Pérez Magaña, con el respaldo del ex gobernador Ulises Ruiz, y el ahora ex director del Infonavit, Alejandro Murat, con el de su padre José Murat, pero también de muchos integrantes de Los Pinos. El problema de uno es que puede ser demasiado local, el del otro es que su vida y su carrera la construyó en el Estado de México, lo que podría incluso impugnar su designación, todo ello aunado a que el enfrentamiento entre los dos ex gobernadores también tendría que ser administrado. Por eso y otra vez por el tema género, apareció el nombre de Mariana Benítez. Y desde otra óptica, también está Alfonso Gómez Sandoval, quien fue secretario de gobierno con Gabino Cué, y que nunca dejó el PRI (un caso similar al sinaloense Gerardo Vargas que también la busca en su Estado). Me encantaría Gerardo Gutiérrez Candiani, pero no parecen existir acuerdos como para lanzar al empresario en Oaxaca. Por la alianza PRD-PAN tendrá que ser el muy competitivo José Antonio Estefan, mientras que Morena irá con Salvador Jara. Pero decidir la interna del PRI será no sólo la más complicada sino también la que moverá el escenario opositor en la siempre volátil política oaxaqueña.

 


There is no ads to display, Please add some

Comentarios

Escribe tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *