La ley del más sinvergüenza

Francisco Gómez Maza/Ánalisis a Fondo

La delincuencia electoral, impune por orden de jueza por consigna Increíble decisión judicial; creí haber perdido la capacidad de asombro MÉXICO, DF, 10 de diciembre de 2015.- Después de medio siglo de andar por estos caminos del Señor, reporteando una realidad tozuda, deforme, falsa, agobiante, injusta, contradictoria, hipócrita, doble, miserable, corrupta, impune, de horrores y de muerte, sangre y llanto, creí que había perdido ya la capacidad de asombro que un reportero parece que llegara a perder ante tanto dolor y lágrimas de quienes no tienen voz en este mundo.

Pero no. La historia, los misterios de la historia, que no tienen nada de misteriosos, porque más bien son una sucesión de intereses egoístas, del lobo del hombre, el hombre, se repiten no obstante el final de las historias o el fin de las ideologías y a pesar de los “salvadores” de las izquierdas que se desviven por vivir a costa de los demás engañándoles miserablemente. Pero es que éste es un “país de mierda”, me aseguró un hombre de la izquierda y yo me indigné. Me puse furioso.

Ya había escuchado esa expresión en Sudamérica, entre los salvadores de Brasil, de Argentina y de todo este continente que un día fue bautizado por alguien como el continente de la esperanza, pero que muere de la esperanza y se entrega en los brazos de los que, misteriosamente, detentan la riqueza, el poder económico y el político. Noooooooooo. Este país es de gente, de personas, de millones de personas que intentan vivir y mantener a su familia con sueldos miserables. No. México no es un país de mierda. Los mierdas son, perdonen el abuso, los que lo gobiernan, que en vez de gobernantes tendrían que ser siervos, como lo quería uno de los padres de la patria, el cura generalísimo José María Morelos y Pavón.

Esta es la gran realidad de un país como México, en donde los chavos que empiezan a despuntar como fuerza de trabajo al servicio del capital se ufanan de ser privilegiados con un salario mensual de mil pesos más unos cien o doscientos pesos de pago de horas extra de un trabajo jodido. Y aquí en este México, este gran país por su gente, ocurren los hechos más vergonzosos, como por ejemplo privatizar la seguridad social o vender las empresas estratégicas a inversionistas particulares (júrelo que pronto van a desmantelar la empresa petrolera de México, Petróleos Mexicanos, que ya está más privatizada que un puesto de tacos callejeros, argumentando que es una empresa perdedora.

Cómo están los políticos que nos gobiernan armando, tejiendo, tendiendo la cama de la venta de Pemex. No les bastará que sea como lo decidieron en la reforma energética, una empresa productiva del estado. No. La van a vender porque no produce, porque pierde, porque no exporta petróleo ni gas, ni sus derivados petroquímicos. Y de ribete. La aplicación de la justicia. Y no me voy a adentras en esos intríngulis de los declarados culpables, que tienen que probar su inocencia como debería de ser, sino a hechos en el que está involucrada la más misteriosa corrupción.

Cuándo va a haber sinceridad en eso de crear un sistema nacional anticorrupción, si quienes alimentan la corrupción son los mismos que se valen de conflictos de interés para acumular riquezas mal habidas provenientes del erario. Me refiero al caso del negociante de la política, y peor aún del ecologismo, del verde ecologista, Arturo Escobar (no sé cuál sea su apellido materno), cuya responsabilidad en gravísimos delitos electorales está absolutamente comprobada por el ministerio público (la fiscalía especializada en delitos electorales). El mismo Instituto Nacional Electoral impuso millonarias multas a los verdes apadrinados por Escobar, que más bien tenía facha de capo que de político, por flagrantes violaciones al código electoral en las pasadas elecciones de este año. Chiapas es un excelente ejemplo de la corrupción verde, impulsada y financiada por el gobierno estatal con dinero del erario, con el apoyo de las autoridades electorales locales principalmente.

Este miércoles hubo ruido y molestia entre la gente del PAN y en la del PRD por la decisión, la negativa de la juez décimo primero de Distrito Rosa María Cervantes Mejía, en procesos penales federales para girar la orden de aprehensión contra Escobar, acusado por la Fepade de graves delitos cometidos en las elecciones federales. El dirigente panista, el diputado Marko Cortés Mendoza, advirtió que la fiscalía debe apelar la decisión de la juez, una decisión corrupta precisamente en el Día Internacional contra la corrupción, celebrado este 9 de diciembre, en todo el mundo.

El presidente de la mesa directiva de la Cámara, el perredista Jesús Zambrano Grijalva, tengo que aceptarlo, se reivindicó con este escribidor, al asegurar que la jueza, quién sabe cómo se llama, no pude averiguarlo, al negarse a aprehender al acusado de facineroso, que vaya que lo es, está sentando un precedente “ominoso, en nuestra vida institucional”. A todas luces la jueza actuó por órdenes de arriba, del poder ejecutivo. A los miembros de la clase política en el poder les importa un bledo la justicia. Y ahora no voy a estar de acuerdo con Cristina, que argumenta que en este país nos tocó vivir… No. Vivimos así por mensos, porque nadie se preocupa por ponerle un alto a los detentadores del poder político gubernamental. Y las izquierdas sólo se dedican a padrotear los presupuestos para “la democracia”.

Qué pena.

aná[email protected]

[email protected]

@AFDiario @ANALISISAFONDO


There is no ads to display, Please add some

Comentarios

Escribe tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *